domingo, 11 de marzo de 2018

IDIOTIZADAS, POR MODERNA DE PUEBLO


Título: IDIOTIZADAS. Un cuento de empoderadas
Autor: Moderna de Pueblo (Raquel Córcoles)
Editorial: Zenith
Año: 2017
Género: Novela gráfica, humor.
Número de páginas: 208 
Sinopsis: Moderna de Pueblo ha crecido escuchando frases como “eso no es propio de una señorita”, “esa es una zorra” o “el día de tu boda será el más feliz de tu vida”. Pero tras mudarse a la ciudad y conocer a Zorricienta, Gordinieves y la Sirenita Pescada, va despertando de esas y muchas otras idiotizaciones y emprende un largo camino para desaprender lo que nunca deberían habernos enseñado.  

Mi opinión:
A mí esta muchacha me lleva la delantera.

Moderna de Pueblo empezó con su primer comic, titulado “Soy de pueblo” que publicó gracias al premio concedido a su blog. Está claro que me sentí muy identificada, porque yo también era justo entonces chica-de-pueblo-que-se-muda-a-la-ciudad. Peor aún, era chica-de-isla-que-está-más-lejos-todavía-que-se-muda-a-la-ciudad. Y me encantó. Y me hice fan, muy, muy, fan. Tan, tan fan que me leía todo lo que ella sacaba.

Y lo siguiente que sacó fue “Los capullos no regalan flores”, otro comic genial que ya os conté en la reseña (aquí). Y luego “El cooltureta”, y luego ilustró libros que otros escribían, como “dejar de amargarse para imperfectas”, que me destrozó bastante los esquemas, en el mal sentido (también lo conté aquí). Y llegamos a este año, que tras un parón muy grande (en cuanto a comics se refiere, que esta mujer no para de hacer cosas) sale IDOTIZADAS.

Ya os digo que son fan, así que la sigo en redes, y sabía el revuelo que estaba causando esta publicación antes de leérmela. Le han caído críticas a la muchacha por todos los lados, y en el otro bando, se la ha alzado como la voz moderna del feminismo. En fin, qué presión.



Como buena seguidora, me moría de ganas por leerlo. Recordemos que estoy en pleno #añográfico y, como ya he contado, más allá de Moderna de Pueblo y Pedrita Parker, mis escarceos con las novelas gráficas eran inexistentes. Fue el mio amore particulare el que me lo regaló, y el tío aprovechó para leérselo antes que yo. Sus lapidarias palabras fueron: “Me vas a dejar cuando te lo leas”. Ala, más presión.

Y sí, ya me lo he leído. Y sí, lo he disfrutado. Mucho y mogollón. Y ya lo siento, pero la gente es una EXAGERADA. Es un comic, de Moderna de Pueblo, al estilo de Moderna de Pueblo, donde ella te cuenta SU VISIÓN y su EXPERIENCIA de la vida, que da risa porque la mitad de las veces coincide con TU VISIÓN y tu EXPERIENCIA de la vida. Porque a todos y a todas se nos pasan las mismas tontadas por la cabeza. Porque todos hacemos el ridículo, porque todos tenemos las mismas aspiraciones secretas, porque todos dudamos un montón de si tomamos las decisiones adecuadas. Es un comic cómico (si se me permite la rima) que enseña mucho pero sin ser MORALISTA, que es de lo que lo están tildando en redes y medios.

Sinceramente, yo con los nuevos movimientos del feminismo aún no me he alineado porque creo que van más rápido que yo. Pero de ahí a convertir cualquier publicación en panfleto por los derechos de las mujeres, me parece una exageración muy innecesaria.

El comic mola, creo que es el que más me ha gustado de Moderna, pero porque la historia está muy trabajada, es largo (¡súper largo! cosa que yo adoro en un comic), es divertido, es gracioso, es ameno, es alentador. Tiene esas pequeñas cosas que molan de cualquier libro: puedes sentirte como si fueras amiga de los personajes, como si les conocieras y hubieras estado en su casa muchas veces. Tiene todas esas cualidades, y precisamente, lo que no tiene, es un discurso que intente moralizar a nadie.

 


Yo no sé vosotros pero yo eché en falta que alguien me dijera esto. Que no te va a caer una reprimenda por ser una mala-mujer al leerlo, y que no te vas a sentir como una fracasada profesionalmente sólo por tener novio, estar casada o que aspires a ser madre. Leedlo, porque mola, porque entretiene y porque da que pensar, pero con mucha libertad.

Me quedo con las ganas de ir a alguna de las presentaciones que la autora ha estado haciendo, para ver si voy tan desalineada como me da la impresión, porque yo no lo veo como un libro feminista. Pero es lo que tiene haberse quedado en chica-de-isla-que-está-más-lejos-todavía-que-se-muda-a-la-ciudad en vez de haber evolucionado a la cooltu-desidiotizada a la que aspiro a ser.

Nota: un 10.

PS: Por si no queda claro lo mucho que se lo ha pensado Moderna, y lo normal que es sentirse perdida en esto de las opiniones sociales, os recomiendo su post sobre MIS VIÑETAS MÁS MACHISTAS.



1 comentario:

  1. Cómo me alegra que te haya gustado. La verdad es que tienes razón en algo. Es un cómic para echarse unas risas y ver el lado irónico de las cosas y la gente se lo está tomando demasiado en serio.

    ResponderEliminar