domingo, 13 de agosto de 2017

CONFIRMADO, ¡MUERTE A LAS SEGUNDAS PARTES!


Título: Matar a un Ruiseñor
Autora: Harper Lee
Editorial: HarperCollins
Año: 1960
Género: Novela
Sinopsis: “Disparad a todos los arrendajos azules que queráis, si podéis acertarles, pero recordad que es un pecado matar a un ruiseñor”. Este es el consejo que da a sus hijos un abogado que está defendiendo al verdadero ruiseñor del clásico de Harper Lee: un hombre de color acusado de violar a una joven blanca. Desde la mirada de Jem y Scout Finch, Harper Lee explora con humor y una honestidad insobornable la actitud irracional que en cuestiones de raza y clase social tenían los adultos del Sur profundo en los años treinta. La conciencia de una ciudad impregnada de prejuicios, violencia e hipocresía se enfrenta con la fortaleza y el heroísmo se enfrenta con la fortaleza y el heroísmo silencioso de un hombre que lucha por la justicia.
Nota: un 10.
Te gustará si te gustóEl curioso mundo de Calpurnia Tate, Criadas y Señoras.
________________________________________________________________

Este es un caso raro. Muy raro.

Si os hablo de novelas protagonizadas por una heroína femenina, que se sale de la norma, que es única, con la que te sientes muy a gusto, de esas que parece que conozcas de toda la vida, y que defiende las injusticias en un mundo que parece distinto aunque sabemos que es el nuestro… opresión, tiranía, protagonistas con una visión diferente que quiere cambiar las cosas…

¿Creéis que estoy hablando de la última distopía de moda? ¿Una Katniss Everdeen? ¿Una Tris Prior? Pues casi, pero no. Mi última lectura es un clásico, un clasiconazo, de hecho, famosísimo y con 57 años recién cumplidos. Parece mentira, pero “Matar a un ruiseñor” pudo haberse publicado el mes pasado y no me hubiera extrañado nada.

¿Sobre esta novela? poco que decir que no esté ya dicho. Para quien considere que los clásicos son apuesta segura, haréis bien en leer éste también. Para quienes los clásicos son un tostón (y aquí me incluyo, a mí y a mis prejuicios más íntimos y sinceros): te va a molar tanto, muy-mucho-mogollón, créeme. Una historia tierna, con prota pequeña y muy estupenda, con una trama corta pero de las que transporta. Una maravilla. 

Y aquí llega el problema…

Nadie duda de que "Matar a un Ruiseñor" es casi una leyenda. ¿Sabíais que la autora, Harper Lee, sólo escribió este libro, allá por 1960, y ninguno más en toda su vida? Ganó incluso el Pulitzer con este libro. Y no volvió a publicar nada. 

En 2015, se publica “Ve y pon un centinela”, supuesta secuela de "Matar a un Ruiseñor". Pero si os digo que Harper Lee escribió sólo un libro en su vida, ¿de donde sale la secuela? ¿hablamos de un segundo Quijote apócrifo? ¿soy una mala mentirosa y tramposa?

Confiad en mí, pequeños mochuelos.

Después de terminar la novela original, me lancé a por esta supuesta segunda parte, deseando reencontrarme con mi nueva preferida, Scout Finch, y su hermano Jem. Y ver a Atticus para allá y para acá, cambiando el mundo sin mover nada de su sitio. Y pasar otro caluroso verano en Maycomb. Pero no.

Esta segunda parte transcurre 16 años después de la primera, y Scout, evidentemente, ya no es una niña. Ni dejan que lo sea. Es la total pérdida de la infancia en 270 páginas, y que sí, a todos nos toca pasar. Adiós a la magia, adiós a la esperanza, adiós a la seguridad de que todo saldrá bien y de sentirte protegido. Pero… esta novela es tan distinta a la primera que duele leerla tanto como a Scout hacerse, por fin, mayor. La trama ni siquiera se centra en lo mismo, y la visión del mundo deja de ser limpia e inocente, para ser turbia y sesgada y muy fea. Es la destrucción de un refugio.

Fatal.

Y cuando lo termino, y me cabreo, y decido olvidar la segunda parte y quedarme con la primera, descubro que esta “segunda parte” es, en realidad, ¡el primer borrador de Matar a un Ruiseñor! De ahí que lo llamen “la novela perdida de Harper Lee”.

Ni qué decir que se parecen la una a la otra como un huevo a una castaña. La verdad, no sé las vueltas que le tuvo que dar Harper Lee para convertir ese borrador triste, sesgado, blanco, en el complejo mundo interior de una niña daltónica en un universo tan racial. 

En definitiva, leed “Matar a un Ruiseñor”.

No leáis “Ve y pon un centinela”.

¡Malditas segundas partes que ni lo son, ni lo fueron!

 
________________________________________________________________

Título: Ve y pon un centinela
Autora: Harper Lee
Editorial: HarperCollins
Año: 2015
Género: Novela
Sinopsis: Maycomb, Alabama. A los veintiséis años Jean Louise Fich, Scout, vuelve a casa desde Nueva York para visitar a su padre, Atticus. Con el trasfondo de la lucha por los derechos civiles y los disturbios políticos que estaban convulsionando el Sur, el regreso de Jean Louise a casa se torna agridulce. El descubrimiento de perturbadoras verdades sobre su familia, la ciudad y las personas que más quiere, unido a los recuerdos de su infancia, va a hacer que se cuestione todos sus valores. Ve y pon un centinela capta a la perfección la dolorosa transición vital de una joven que deja atrás las ilusiones del pasado en un viaje que únicamente puede ser guiado por la propia conciencia. “La isla de cada hombre, Jean Louise, el centinela de cada uno, es su conciencia”.
Nota: un 4

No hay comentarios:

Publicar un comentario