lunes, 7 de diciembre de 2015

MOBY-DICK, de Herman Melville

Reseña 25 de 50.

Título: Moby Dick o La Ballena.
Autor: Hermann Melville.
Año: 1851.
Género: Narrativa clásica.
Sinopsis: Mientras el capitán Ahab se pasea por la embarcación suena el ruido de un palo que golpea la cubierta. Los tripulantes temen a este hombre y se ven sometidos a sus deseos y caprichos, pero están en medio del mar y es imposible escapar; el capitán únicamente tiene una obsesión y se llama Moby Dick.
Moby Dick es un gran relato de aventuras donde aparecen hombres y animales en medio del mar. Moby Dick es una historia de venganza y odio entre el capitán Ahab, a bordo del Pequod, y la ballena blanca que hace años se llevó su pierna en un enfrentamiento.
Esta gran novela fue escrita por un fanático amante del mar y de la pesca. Por sus páginas se despliega gran cantidad de información científica sobre las costumbres de este escenario inquietante, asombroso y lleno de peligros.



Mi opinión:
Empecé esta novela sin mucho interés, lo reconozco. Pero me ha gustado muchísimo más de lo que esperaba.
Supongo que a mí, como a muchos, le habían llegado los “rumores” de que esta novela es un insoportable desfile de descripciones de ballenas, de olas, de mares embravecidos y demás elementos marinos. Descripción tras descripción. Y sí, el libro es muy descriptivo, pero hay que matizar que lo que más se describen son acciones y escenas, no lugares, personajes o cosas, por lo que no son en absoluto tediosas, al contrario de lo que se suele creer de esta novela. Se trata de un libro muy largo, de más de 700 páginas que al autor, Herman Milville, le costó sangre, sudor y más de dos años para escribir. Todo, para que en un principio tuviera una muy mala acogida, lo cual le causó más de un trastorno psicológico. Pero si no os atrevéis con la versión original, existen adaptaciones que están realmente bien y que permiten acercarse a la historia y al estilo narrativo, que opino que es muy importante conocer. 

La novela va a lo que va. La historia trascurre en el mar y es la vida de los protagonistas, con su dureza, su tedio y su sensibilidad lo que se cuenta. Es la historia de unos marineros en alta mar que van en un ballenero bajo el mando de un capitán obseso con una ballena en concreto, la blanca Moby Dick. Una persecución que llevará al capitán a su propia autodestrucción.


En la novela, el capitán Ahab vive obsesionado con cazar a la ballena blanca, que en un enfrentamiento pasado le arrancó una pierna. Es decir, el capitán persigue a la ballena, y no es la ballena la que vive obsesionada persiguiendo el barco… En mi caso, siempre pensé que la historia era al contrario, ¿soy la única que pensaba así?

Hablando de las escenas, al narrarse la vida de los marineros (todo ello desde el punto de vista de Ismael, un joven tripulante que se embarca por primera vez en un ballenero), se describen escenas realmente cruentas, especialmente durante la caza de ballenas. Muchas resultan realmente duras, pero no llegan casi nunca a ser desagradables hasta lo insoportable (excepto alguna vez que, reconozco, tuve que parar de leer por la dureza y brutalidad de la narración). Son pocos los autores que logran dominar el lenguaje de esta forma y trasladar al lector a escenarios tan vivos y emocionantes. De hecho, a esta historia se le atribuye mucho simbolismo y filosofía oculta que aún no está consensuada.
Esta es una auténtica novela de aventuras, de las clásicas, de las imprescindibles.


Mi puntuación: un 7 sobre 10.  


1 comentario:

  1. A mi me gustó mucho la historia. El como la obsesión por algo te ciega y como Ahab llega a darle a Moby Dick una personalización de némesis cuando la verdad es que la ballena sólo quiere que la dejen vivir en paz (como al increible Hulk) muy recomendable, aunque muy crudas las partes de la caza y despiece de las ballenas.

    ResponderEliminar